22 dic. 2009

Caer, despertar, volver a dormir

hay días donde las cenizas se vuelven más fuertes
hay noches en que la rápidez pesa aún más
hay vientos que corroen el alma, hasta dejarla lisa
y despliegan fuertes ráfagas hasta derribarte

el camino se apaga
y caes, te kedas parado allí
por más tiempo del que deberías
esperando...
esperando...
sin una dirección en la cual seguir
haces sonar las monedas
para que algun caza recompensas
llegue, te tome y te haga desaparecer del camino
te lleve a un lugar desconocido
sin tiempo ni espacio, te lleve a un lugar desencantado
poblado de tus viejas ilusiones
aquellas que dejaste en el velador en la mañana
aquellas que les dieron espacio a esas monedas que suenan
con cada paso que das, como el tic-tac del reloj
caes al pavimento hirviendo, sin borrachera evidente
y no te paras, ni escuchas pasos
sigues esperando...
¿Qué esperas tanto viajero, que aún no llega?
¿Valdrá la pena eso que esperas?